Cambiar un cheque de indemnizacion por efectivo

Una de las situaciones menos deseadas a cualquier trabajador es el despido. La suma de estrés, frustración y presión financiera que implica quedarse sin trabajo es un trauma como pocos. Y este puede ser aún peor: muchas empresas no pagan la indemnización en efectivo, como corresponde. Enterate aquí cómo hacer para cambiar un cheque indemnizatorio por efectivo y otros puntos importantes a tener en cuenta en estas situaciones.

Y recuerde, aunque no sea indemnizatorio, usted puede cambiar sus cheques con nosotros.

Cambio de Cheques de Despido por Efectivo
Cambio de Cheques de Despido por Efectivo

¿Es legal entregar un cheque por el monto indemnizatorio?

Desde hace unos años, la ley de trabajo en Argentina definió que la liquidación final producto de un despido deberá ser efectuada en plazos inmediatos. Es decir, la disposición del dinero por parte del perjudicado debe ser instantánea.

De esta forma, entregar un cheque al día es un acto totalmente válido, ya que quien lo recibe puede cambiar ese cheque de despido por efectivo en el acto, tan solo con acudir a cualquier sucursal del banco donde el beneficiario del cheque tenga cuenta corriente o caja de ahorro.

Sin embargo, muchos empleadores (sobre todo pequeños negocios o empleadores individuales, sin tantos recursos como para afrontar montos de indemnización elevados) utilizan otro tipo de cheques para abonar los montos de indemnización.

Lo menos problemático es que se trate de, por ejemplo, un cheque cruzado: es decir, aquel que con dos rayas paralelas obliga a ser cobrado por quien figure en el papel como beneficiario. En este caso, usted debe saber que la empresa debe abonar todos los importes impositivos que se puedan cobrar a la hora de materializar dicho documento. Cambiar estos cheques de empresa no resultará mayor problema

Los problemas vienen cuando, ya sea por el tipo de cheque o por el plazo de pago, disponer del efectivo de la indemnización en forma inmediata no es tan sencillo como debería. Si bien esta situación está penada por ley, resolverlo por vías legales puede ser largo y complicado. Nosotros podemos conseguirle la mejor cotización para transformar sus cheques de despido por efectivo, en el acto y sin trámites complicados.

Más plata pero con un cheque diferido, ¿conviene?

Una situación muy común en tiempos de crisis en el mundo empresarial, es que se le ofrezca a los empleados que están siendo despedidos dos escenarios:

  1. Cobrar en efectivo (o cheque al día) el importe que corresponde en concepto de indemnización, según antigüedad, desempeño, etc.
  2. Cobrar con un cheque de pago diferido el importe que corresponde por ley, más un adicional compensatorio

Aquí la gran pregunta del trabajador es cuál de estas situaciones es más conveniente. La respuesta, por supuesto, dependerá de qué tan alto sea el importe adicional compensatorio.

Según nuestra experiencia, en un 75% de los casos dicho importe es notoriamente superior al de los costos que tiene cambiar en el acto un cheque de despido por efectivo. Es decir, solo como ejemplo, a usted le dan un 25% adicional de indemnización por cobrar con un cheque a 30, 60 ó 90 días, y al mismo tiempo a usted le cuesta un 10% transformar ese cheque indemnizatorio por efectivo. Nosotros podemos ayudarle a conseguir la mejor cotización para su cheque!

¿Se aplican impuestos al cobro de un cheque de despido?

Otra de las preguntas frecuentes de quienes reciben un cheque por el importe de indemnización al ser despedido de un trabajo, es si el cobro de dicho cheque debe pagar algún tipo de impuesto. La ley laboral explica que ante estas situaciones, el beneficiario del cheque queda exceptuado de pagar impuestos, por ejemplo, impuesto al cheque. Sin embargo, existen situaciones en las que este importe terminará pagando igual.

Si usted va a cobrar su cheque de despido a ventanilla, el banco no debería cobrarle a usted ningún impuesto ni cargo adicional. Usted debería recibir en efectivo la misma cantidad de dinero que figura en el documento que usted está entregando.

En cambio, si usted prefiere cobrar dicho cheque de despido depositandolo en una cuenta bancaria, el banco le cobrará pequeños porcentajes correspondientes a impuestos y gastos bancarios (los importes exactos van a depender de su institución bancaria).

Es decir, la opción “económica” es ir a cambiar el cheque de despido por efectivo por caja, con el riesgo y la inseguridad que eso presenta. La otra opción es pagar los impuestos y cargos bancarios. Claro, existe una tercera alternativa: nosotros podemos conseguirle un intermediario que compre su cheque de despido a la mejor cotización, le haga un depósito electrónico del dinero en forma segura y en el acto. ¡Los costos de esta opción serán prácticamente iguales a descontar los impuestos y cargos bancarios!

¿Hay riesgos de cobrar la indemnización con cheques a 30, 60, 90 días…?

Es muy común que el empleador ofrezca a quien está despidiendo la posibilidad de cobrar su indemnización con cheques diferidos. Es decir, cheques que recién podrán ser cambiados por efectivo en 30, 60, 90, 120 días. También es común que esto no sea un ofrecimiento, sino una imposición de la empresa al empleado.

La forma y plazo de pago de la indemnización debería ser algo de común acuerdo entre ambas partes. A veces se acuerda cobrar en el momento, otras partirla en cuotas, otra, diferir el pago. Cuanto más lejana sea la fecha de pago, mayor será el riesgo. No solo por la eventual mala predisposición de la empresa, sino también por la posibilidad de que financieramente no pueda afrontar ese pago a futuro, por más que quiera hacerlo.

Si a usted le entregaron un cheque diferido por el importe de indemnización, tendrá en su poder un documento con alto riesgo. Eventualmente, si todo sale bien, podrá cambiarlo por efectivo cuando llegue el plazo de cobro. Sin embargo, existen muchos casos en los que el beneficiario de dicho cheque no puede cobrarlo, por diversos motivos.

Nosotros le ofrecemos buscar una solución inmediata: el mismo día que recibe el cheque, un intermediario se lo puede cambiar por efectivo en el acto a la mejor cotización de mercado. De esta forma, usted dejará de lado los riesgos de perder la plata de la indemnización. Mejor aún, podrá disponer de la misma al instante, sin riesgos.

Si usted tiene la posibilidad de negociar la indemnización, y de aumentar el importe a cobrar resignando la inmediatez del pago (es decir, en vez de cobrar 10 hoy aceptar cobrar 15 en 6 meses), usted podrá hacer un gran negocio vendiendo hoy mismo ese cheque indemnizatorio de 15. Descontando los cargos que le aplicará el comprador de su cheque de despido, supongamos que le queden en mano 12,5. ¿Cobrar 12,5 en vez de 10 no está nada mal, no?