Cheques de viaje: qué son, cómo utilizarlos y cómo cambiarlos por efectivo

Los cheques de viajes, también conocidos como cheques de viajeros, son una gran alternativa si vas a hacer un viaje y debes mover grandes sumas de dinero. Por sus características, son mucho más seguros que llevar efectivo a tus viajes. Y todos sabemos lo necesario que es cuidar la plata que ahorramos para viajar. Dependiendo tu destino y las sumas de dinero, pueden justificar ampliamente las comisiones que cobran en algunos casos. Si vas a viajar con cheques de viaje, debes saber cómo utilizarlos, cómo cambiarlos por efectivo y otros consejos.

El manejo de efectivo es de por si una acción que implica riesgo. Si en tu propio país debes tener cuidado, después de sacar efectivo de un cajero automático, por ejemplo, en el exterior, cuando estés de viaje, los recaudos deben ser mayores. Imagina si estás disfrutando un viaje de placer, o en un país ajeno cerrando un acuerdo de negocios, y todo tu dinero se pierde producto de la inseguridad o de un simple descuido.

Conocé todo sobre los Cheques de viaje o cheques del viajero
Conocé todo sobre los Cheques de viaje o cheques del viajero

Ante estos motivos, muchas personas han comenzado a prestarle más atención a los cheques de viajes. Se trata de documentos emitidos por entidades financieras que permiten al poseedor trasladar grandes sumas de dinero con riesgos bajos o prácticamente inexistentes.

¿Cómo se utilizan los cheques de viajero?

El servicio crece año tras año en el mundo, y en Argentina (país que estuvo rezagado durante mucho tiempo) comenzó a repuntar desde hace unos años. Las principales compañías emisoras de estos cheques afirman que el nivel de confianza está en un nivel muy alto, sin precedentes.

Se trata de un cheque emitido en la República Argentina, en moneda extranjera (habitualmente se hacen en dólares o euros, aunque algunas entidades permiten emitirlos en otras monedas según el país de destino, pueden ser reales o pesos chilenos, por ejemplo). Se asocian a un beneficiario, que debe ser mayor de edad, y quien será la única persona que podrá cambiarlo por efectivo.

Uno de los factores más importantes y que otorga a los cheques de viaje un alto nivel de seguridad es que la institución que los emite garantiza cobertura ante robo, pérdida o daño del cheque. El titular o emisor del documento podrá solicitar reembolso o reemisión tan solo con llamar a un número de teléfono.

¿Cómo canjear un cheque de viaje por efectivo?

Al igual que la operación de cambiar un cheque tradicional por efectivo, para hacerlo con un travel check el proceso es rápido, simple y seguro. Se pueden canjear en la institución emisora (muchas de ellas son globales como American Express o MasterCard), pero también en:

  • Bancos asociados (en todo el mundo)
  • Casas de cambio de divisas
  • Oficinas de servicios de viaje

En forma complementaria, algunos comercios como hoteles o restaurantes ofrecen la posibilidad de tomar los cheques de viajeros como forma de pago.

Otro aspecto importante es que estos documentos pueden ser canjeados por efectivo en la moneda local en la que se haga la operación. De esta forma, usted no debe preocuparse por si quiere utilizar cheques emitidos para otro viaje, por ejemplo.

Cobro de comisión por uso de cheque de viaje

Si bien la mayoría de las entidades emisoras de estos cheques no cobran comisiones, si es probable que el cambio de ese cheque por efectivo implique la pérdida de un porcentual. Algunas entidades de cambio pueden ofrecer el servicio en forma gratuita, pero no es la mayoría.

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de cambio en la operación. A menos que usted reciba la misma moneda en la que fue establecido el cheque, deberá prestar atención a cuál es el cambio al que el comprador del cheque toma su valor.

Medidas de control anti fraude

Años atrás, y a nivel global, distintas entidades antifraude incluida la Unidad de Información Financiera (UIF) empezó a controlar a aquellas personas que soliciten travellers checkes por montos superiores a los USD 5,000. Son las empresas emisoras, así como los agentes de cambio, los que estarán obligados a informar de operaciones superiores a ese monto. El objetivo de la medida es contribuir con acciones anti lavado de dinero y maniobras fraudulentas.